Manicomio / Psiquiátrico abandonado – Cheste

Manicomio / Psiquiátrico abandonado  de Cheste

Hoy traemos al blog uno de los abandonos más famosos de toda la Comunidad Valenciana, por este motivo, intentaremos hacer un artículo acorde a su nivel de importancia.

Este antiguo psiquiátrico infantil se encuentra en el municipio de Cheste, pueblo conocido por su circuito y por el campeonato de motos. Este manicomio es uno de los lugares que más actividad soporta en cuanto a exploraciones se refiere, todo aquel que le gusta pasar algo de “miedo” ha visitado o le han recomendado este lugar. Si eres de los segundos y te han hablado de él pero no has tenido tiempo, o valor, para adentrarte, quédate y conoce si vale tanto la pena como todo el mundo dice.

 

La impresionante historia del manicomio infantil

Este antiguo psiquiátrico abrió sus puertas en la época Franquista con el nombre de La Humanitat (La humanidad), con el fin de recluir a niños con problemas mentales o deficiencias. Este hecho actualmente suena chocante, pero antiguamente estos niños eran apartados de la sociedad y tratados lo más lejos posible de la gente “normal”, esto afortunadamente no tiene cabida hoy en día y los niños no son tratados de esta manera por el simple hecho de ser distintos.

Mucha gente dice que los niños sufrieron maltratos por parte de los trabajadores sometiéndoles cuando ellos se negaban a hacer cualquier cosa. Eran encerrados en sus habitaciones, donde normalmente no habían ventanas, solamente una pequeña abertura donde los cuidadores vigilaban desde fuera de la habitación el comportamiento del niño.

Este terrible sitio fue cerrado alrededor de los años 2000, ya que iban trasladar el manicomio a otro espacio. Desconocemos si esto llegó a suceder, pero antes de ser cerrado, sufrió un incendio que afectó gran parte del edificio. No existen muchas fuentes que verifiquen esta información, aunque otro dicen que el recinto se quemó más tarde, después de ser abandonado afectando a gente que esta en él “explorando”.

Existen muchas historias que narran sucesos dentro de este lugar, no sabemos cuales son verídicas, por ello contaremos nuestra experiencia con la mayor sinceridad posible.

Nuestra experiencia en el psiquiátrico infantil abandonado

Al llegar con el coche al lugar indicado en el Maps vimos una estructura no muy grande, con una apariencia pobre y desanimante. En definitiva, no cubría las espectativas que teníamos de lugar terrorífico. Aparcamos el coche justo delante del edificio y decidimos dar una pequeña vuelta de reconocimiento.

Al entrar por primera vez al psiquiátrico nos dimos cuenta que nos habíamos equivocado al juzgarlo  tan tempranamente. La composición interior del edificio intimida a cualquiera, pasillos muy largos y estrechos, donde las habitaciones se acumulan causando una sensación de ansiedad, con pintadas aterradoras y las paredes quemadas por el incendio. Otro hecho que ensalza la parte más oscura del manicomio es la sensación que trasmite, el ambiente se nota cargado en todo momento, haciéndote intuir que algo extraño ocurrió en ese mismo lugar.

Pasó el rato y todavía no lo habíamos rodeado del todo, descubrimos que el edificio es mucho más grande de lo que aparenta, contando con varios pisos y diferentes zonas. Habitaciones con bañeras, otras con escombros, salas diáfanas, una piscina obviamente vacía, una pequeña terraza… Y lo más extraño, áreas de juego que conservan los dibujos infantiles de la época.

Cuando se hizo la noche en el manicomio…

Llegó la noche y nosotros cargados de energías después de cenar decidimos adentrarnos hasta lo más profundo del infierno, comenzando por la ruta que antes habíamos seguido al hacer la vuelta de reconocimiento.

El silencio, la oscuridad y las sombras reflectadas era todo lo que nos acompañaba en nuestra exploración. Cargados de valor investigamos todas y cada una de las habitaciones cada cuál más extraña que la anterior. Las pintadas hechas por los visitantes hacían muy incómoda nuestra estancia, aunque debemos destacar una en concreto.

 

Con forme pasaba la noche más respeto infundía, los ruidos comenzaron a suceder. Al principio unos pitidos muy intensos y constantes, y más tarde las aparentes “pisadas” en el piso de arriba, desconocemos si estos ruidos fueron algo natural, pero podéis juzgar vosotros mismo en el vídeo de Youtube.

Después de toda nuestra experiencia en el manicomio infantil debemos remarcar que sí, todos los rumores que hablan de lo terrorífico que es este lugar son ciertos. Hemos visitado más sitios abandonados, pero nunca hemos sentido y “escuchado” cosas tan extrañas como en este.

Cuéntanos tu experiencia en este impresionante lugar

Nuestra puntuación personal

Pasamos directamente a este punto, ya que creemos que es relevante y merece ser aclarado cuanto antes. El sitio es magnífico para todo aquél que le guste la exploración pasar un poco de miedo. Transmite una sensación de incomodidad constante, aunque es muy conocido y visitado y esto puede perjudicar vuestra experiencia.

Dicho esto nuestra puntuación es 4.3/5 Estrellas

Cómo llegar al psiquiátrico y consejos

Como siempre abajo os dejamos un mapa con el lugar exacto donde se sitúa. El aparcamiento es muy sencillo y la entrada al edificio también, por lo tanto no hace falta dar explicaciones.

Consejos, si creéis que podéis pasar miedo y no habéis visitado nunca un lugar así, mejor visitarlo de día cuanto todo sea visible y acompañado de más gente. Por otro lado, en cuanto a linternas y seguridad en una exploración aquí te dejamos un artículo explicando todo lo que necesitas.